AEROLITO, DIME TÚ

Era enero, como ahora. Hace ya cuatro años. Cuando todo el mundo se pitorreaba del Efecto 2000, que ni fue efecto ni fue nada, en España comenzaron a caer del cielo bloques de hielo. Cayeron y se les dio un nombre: aerolito. La palabreja en cuestión ocupó titulares de periódico, tertulias radiofónicas, sermones de las radios evangelistas… Y ahora voy y descubro que los aerolitos no se llamaban aerolitos, sino megacriometeoros. Ya no sabe uno qué creer.

Un pensamiento en “AEROLITO, DIME TÚ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *