Portadas de discos, el arte menguante


En el número de junio de la revista Wire, apareció la reseña de Adrian Shaughnessy del libro Cover Art By: New Music Graphics, por lo visto, un bonito libro de arte, pero que sirve a Shaughnessy para hacer una reflexión apocalíptica acerca de como las descargas digitales están matando al noble arte de diseñar portadas.
El arte de diseñar portadas de discos no está muriendo, simplemente está evolucionando. Y está evolucionando de la misma manera en la que lo hace la tecnología, comprimiéndose al máximo la tanto aparatos como información para que la música, a pesar de algunos, sea cada vez más libre.
Como se puede ver en el dibujo de arriba, estos han sido los tamaños de un álbum en vinilo, de la carátula de un cd (en jewel case, esto es, el normal, nada de digipak ni formatos especiales), y el último es el tamaño de la imagen de una portada de un disco tal y como se muestra en mi ipod nano mientras se reproduce la canción, poco más de un 2% del tamaño de un LP.
Yo creo que este nuevo cambio supone más que la muerte del diseño aplicado a la música, un reto para diseñadores, ya que el objetivo último es que la obra, incluso en su forma más minúscula, sea reconocible. Mirando hacia atrás, hay muchas portadas cuyo nivel de detalle perderían en esa reducción casi absoluta. Sin embargo otras aguantarían sin duda, y estoy pensando, por ejemplo en Screamadelica de Primal Scream, de Paul Cannell.

Un pensamiento en “Portadas de discos, el arte menguante”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *