Angelopoulos

Theo Angelopoulos, El viaje a Citera

El nombre de Theo Angelopoulos irá siempre estrechamente unido a mi propia historia como aficionado al cine. Ser adolescente y tener un hambre voraz de cine a principios de los 90 podía ser fantástico (¿cuándo no lo ha sido?). No tenía foros de cine clásico ni blogs, pero tenía la crítica de José Luis Guarner cada mes en el Fotogramas (también en televisión cada semana con el recién estrenado Días de Cine junto a Daniel Monzón) y, sobre todo, tenía Cine Club, en La 2, donde cada noche grababa la película que hicieran para verla la tarde siguiente. Cine de todas nacionalidades y épocas, siempre en versión original subtitulada.

Theo AngelopoulosLo cierto es que apenas guardo recuerdos de qué películas vi en aquella época. Sí recuerdo Trono de Sangre de Kurosawa y La muerte del maestro de la casa de te, de Kei Kumai en un ciclo dedicado al cine japonés; y recuerdo El viaje a Citera, de Angelopoulos. Pocas películas me han dejado tal huella en mi vida. Me cuesta creer que con 16 o 17 años pudiera apreciar todo lo que esta película contiene, pero aún así algunas de sus imágenes no me han abandonado en estos años y la sigo considerando una de mis películas favoritas.

Por esa misma época, también se emitió Los cazadores (seguramente se tratase de un ciclo dedicado a Angelopoulos, aunque no recuerdo ninguna otra película). Cuando iba cerca de la mitad de sus dos horas y media de duración, la emisión fue interrumpida para retransmitir en directo un partido de tenis que se disputaba en algún lugar del mundo cuya diferencia horaria impidió me ver el final de la película.

Es curioso, pero nunca terminé de ver Los cazadores. Esos foros de cine clásico de los que hablaba al principio la ofrecían y hoy en día hasta existe una magnífica edición española de toda su filmografía en DVD gracias a Intermedio. Ahora que Theo Angelopoulos ha fallecido, terminar de ver Los cazadores podría ser mi particular homenaje. Pero no podré evitarlo y volveré a ver El viaje a Citera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *