Torrid Zone, 1940 – ★★★★½ (Crítica express en Letterboxd)

¡Qué maravilla! Podría ser una más de las películas producidas por Warner. El sistema de estudios tenía estas cosas. Un director de la casa, William Keighley, con un reparto de actores a contrato del estudio, encabezados por James Cagney, juntos para filmar una comedia sin mayores pretensiones. Cagney y Keighley venían de hacer juntos el también infravalorado drama carcelario Each Dawn I Die. Pero esta película saca lo mejor de los dos, y a pesar de no ocupar un lugar prominente en los libros de historia del cine, es una comedia de primera clase.
Torrid Zone es una película rápida, de diálogos afilados y con un reparto especialmente acertado. No sólo Cagney y una maravillosa Ann Sheridan como protagonistas, sino una serie de secundarios que en ocasiones se adueñan de la película. Pat O’Brien, como el jefe de Cagney, ofrece una interpretación que sienta las bases de lo que unos años después haría Walter Mathau con Wilder; Andy Devine como el simplón y divertido Wally, aunque en una interpretación más convencional, está fantástico. Pero la verdadera estrella de la película es George Tobias como el revolucionario Rosario.

Vía Letterboxd – Pepe Bermejo