Kaili Blues. Vídeo ensayo: Trazando el delirio febril de Chen.

Kaili Blues (Bi Gan, 2015) llama la atención por su plano secuencia de 41 minutos. La secuencia, el viaje de Chen, el protagonista, en busca de su sobrino, es un delirio febril donde se mezclan presente, pasado y futuro, y donde sus propias vivencias se confunden con las de las historias ajenas.

Ese sueño febril no acaba con el plano secuencia, sino que continúa en los últimos minutos de la película. A pesar de que retoma el estilo realista de la primera mitad de la película y parece continuar la línea temporal, Chen no ha abandonado estado entre la vigilia y el sueño, como demuestra el hermoso plano final.

Los elementos que aparecen durante el viaje de Chen pueden parecer aleatorios, pero no lo son. Han sido introducidos, algunos sutilmente y otros de forma más obvia, durante la primera mitad de la película. En este vídeo ensayo, intentamos trazar un mapa de esos elementos uniendo los elementos de la primera y la segunda mitad de la película.